La pérdida de poder, factor que entorpece la migración tecnológica en las escuelas

Ciudad de México (México), 23.06.2011.-
La sensación de pérdida de poder del maestro frente a los alumnos es el factor que ha propiciado que un número elevado de docentes se resistan al uso de tecnologías de la información y comunicación en las aulas. Así lo expresó el Maestro Manuel Moreno Castañeda, Rector del Sistema de la Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara (UDG), en su conferencia magistral “Usos de las Tecnología de la información y la Comunicación (TIC) en los procesos de aprender y enseñar en la educación básica".

El académico advirtió que, para superar esta resistencia, es necesario que los profesores identifiquen cuál es su verdadero valor frente al grupo, el cual no se encuentra únicamente en el uso de una tecnología nueva, sino también en el propiciar una mejor gestión del conocimiento para sus estudiantes.

Moreno Castañeda, también miembro del ECOESAD y la ANUIES, precisó que la actual digitalización de la información no es un proceso aparte de la progresión tecnológica de la humanidad sino un proceso continuo, y recordó que ya se han presentado elementos tecnológicos nuevos en ocasiones anteriores, en donde se siente la resistencia de los maestros y por ende cierta dosis de rechazo.

Como ejemplo, menciono el proyector de diapositivas, que en la década de los setenta y  ochenta la mayoría de los profesores ignoró. “En ocasiones, el profesor no sabía cómo utilizarlo y solicitaba ayuda al alumno para manejarlo y así el profesor se enfocaba únicamente a lo esencialmente significativo. Esto ocurrió también con Enciclomedia y para ambos casos los profesores que salieron mejor librados fueron aquellos que comprendieron que lo importante no era Enciclomedia sino la gestión del conocimiento aunado al uso de nuevas tecnologías”.

Moreno Castañeda, quien también es historiador de la educación, añadió: “En las relaciones académicas siempre hay dos cargas de las que no podemos desprendernos. Una es la relación de poder y la otra la cuestión afectiva”. Argumentó también que la relación de poder se da por lo general a partir de tener mayor conocimiento que el estudiante. “Un aparato nuevo que no se puede controlar (como podría ser una computadora) puede propiciar que el profesor pierda el control frente al grupo. Hay maestros que tienen miedo de verse humillados o avergonzados porque un niño puede manejar la computadora mejor que ellos. Esto los hace sentir mal, porque pone en peligro su autoridad. Pero si él se adelanta y reconoce en dónde está su valía y en dónde están la de los estudiantes, entonces voy a darle poder a mi trabajo de aprendizaje colaborativo y me voy a enfocar en la parte esencial del proceso”.

Igualmente convocó a hacerse tres preguntas: “de todos estos saberes docentes, ¿qué tenemos que desechar?, ¿qué cosas viejas son rescatables? y ¿qué cosas nuevas tenemos que hacer?"  Respecto a lo rescatable, Moreno Castañeda se preguntó: “¿qué cosas harían pedagogos como Célestin Freinet y Paulo Freyre con  las nuevas tecnologías? ¿Cómo las aplicarían? Ahí está la respuesta”.

“Un profesor que en un pizarrón sabe elaborar sus diagramas, sus cuadros sinópticos, sus líneas del tiempo, que sabe expresar sus organizadores de conocimiento, va a poder hacer buenas presentaciones con el instrumento que le den: ya sea Power Point, Flash, lo que sea. Pero si el profesor no cuenta con la habilidad para organizar la información y el conocimiento y hacer un buen diagrama en el pizarrón con las tecnologías, difícilmente logrará avances”.

Por otra parte, César Nunes, de la Universidad de Sao Paulo,  impartió la conferencia magistral “Desarrollo de los Recursos Digitales para Aprender a Aprender”, en la que dio diversos ejemplos concretos de la incorporación de tecnología en los procesos de enseñanza, evaluación y sistematización  y advirtió que para que el profesor incorpore la tecnología, ésta debe permitirle ahorrar tiempo, simplificar procesos y despertar el interés de sus alumnos.

 

Vizines - Revistas a Medida